Los primeros gigantes del pueblo

Al menos desde el año 1935 los niños y niñas portugalujos podían lucir con orgulllo en piernas y brazos los enrojecimientos de los vergazos que les atizaban  los cabezudos y no por ello iban a dejar de acercarse y correr Seguir leyendo

Anuncios