La traída de aguas de Muskiz (1925). El Santurtzi que pasaba sed.

Está uno en el parque jugando con la prole y cuando tiene sed se acerca a la fuente de los monos, oprime cualquiera de los cinco pulsadores y sale el chorro de agua, lo más normal del mundo, vamos. Y sin embargo no siempre fue tan sencillo en este pueblo aplacar la sed. Seguir leyendo

Anuncios