Cinco-Seis-Ocho: 568. Arde Santurtzi

Ardió Santurtzi como arderían años después Gernika y tantos otros pueblos y ciudades y ardió como consecuencia de los 568

obuses que le arrojó la marina de guerra gubernamental el día 25 de marzo de 1874.

Todavía recordamos (1) los ataques realizados por el destructor “Velasco” en agosto de 1936 incendiando los depósitos de la CAMPSA, los de la aviación alemana a estos mismos depósitos en mayo de 1937 o los que el 29 de abril de ese mismo año dejaron 8 muertos y 17 heridos en el pueblo.

Incendio de los depósitos de CAMPSA tras el bombardeo del destructor franquista “Velasco”. 16 de agosto de 1936. Fuente de la il.: grijalvo.com

Incendio de los depósitos de CAMPSA tras el bombardeo del destructor franquista “Velasco”. 16 de agosto de 1936.
Fuente de la il.: grijalvo.com

Sin embargo, eclipsados por episodios como el sitio de Portugalete o los combates de San Pedro de Abanto han quedado en el olvido los cañoneos que provocaron que este pueblo quedara verdaderamente arruinado, aquellos sufridos en 1874 a cargo de la marina liberal dentro de las operaciones militares de lo que se conoce como batalla de Somorrostro.

Los bilbainos tienen todavía muy presentes las 5.369 bombas (2) que las baterías carlistas enviaron a la Villa durante los setenta días del sitio que sufrió ese mismo año. Nosotros también deberíamos recordar que un amanecer de marzo la escuadra liberal se presentó en El Abra y largó 568 cañonazos a un pequeño pueblo prácticamente indefenso.

El contexto

Nos situamos en la tercera guerra carlista (3), que se desarrolla entre 1872-1876, periodo de gran inestabilidad política y en la que los partidarios de Carlos María de Borbón se levantan en armas contra la monarquía democrática de Amadeo de Saboya, a la que seguirían la I República liquidada en 1874 por el pronunciamiento del general Pavía (4) y la posterior restauración borbónica en diciembre de 1874 en la figura de Alfonso XII.

Al igual que en la primera guerra carlista el pretendiente y su estado mayor consideraban vital la toma de la liberal Bilbao y habían procedido a sitiarla. Para contener a las fuerzas que pretendieran liberar la Villa establecieron en la margen izquierda dos líneas de defensa, en los altos de Castrejana y en el valle de Somorrostro.

Santurtzi, un pequeño pueblo que incluyendo a Ortuella contaba únicamente con 1.260 habitantes quedó dentro de las zonas ocupadas por los carlistas.

El pequeño Santurtzi costero en 1888, 14 años después del bombardeo que lo arruinó, según el plano de José Manuel Oráa. Interpretación de Julen y Goio Bañales. Unas pocas casas y chalets, jardines y huertas, además de San Jorge y la ermita de la Virgen del Mar. Fuente de la il.: somo.blogcindario.com/

El pequeño Santurtzi costero en 1888, 14 años después del bombardeo que lo arruinó, según el plano de José Manuel Oráa. Interpretación de Julen y Goio Bañales. Unas pocas casas y chalets, jardines y huertas, además de San Jorge y la ermita de la Virgen del Mar.
Fuente de la il.: somo.blogcindario.com/

Para romper el cerco a Bilbao los gubernamentales intentarán romper las líneas carlistas hasta en tres ocasiones entre febrero y abril de 1874 en lo que se conoce como batalla de Somorrostro, de la que podéis ver un pequeño resumen en el Anexo I.

En todos y cada uno de estos tres combates un Santurtzi indefenso fue bombardeado por una escuadra que actuaba como apoyo del flanco izquierdo de las tropas liberales en su intento de romper el frente. Nuestro pueblo y la vecina Portugalete estaban protegidos únicamente por “cuatro viejos cañones”, puesto que el grueso de la artillería de la que disponían los carlistas estaba destinado a bombardear Bilbao y, en menor medida, a la defensa de sus posiciones en Somorrostro.

Panorama de la batalla de Somorrostro los días 25, 26 y 27 de marzo. En el centro de la imagen el pretendiente y sus generales observan las posiciones. En el mar la escuadra bate las líneas carlistas. En el extremo derecho, el caserío de San Fuentes. Fuente de la il.: “El Estandarte Real”

Panorama de la batalla de Somorrostro los días 25, 26 y 27 de marzo. En el centro de la imagen el pretendiente y sus generales observan las posiciones. En el mar la escuadra bate las líneas carlistas. En el extremo derecho, el caserío de San Fuentes.
Fuente de la il.: “El Estandarte Real”

Santurtzi hospital de sangre

Santurtzi formaba parte de la retaguardia más cercana al frente por lo que se convirtió en lugar de descanso y acantonamiento de tropas y sobre todo en hospital de sangre, nombre con el que se conocen los centros de atención médica provisionales establecidos en las cercanías del frente.

Si en el bando liberal la atención médica la prestaba una incipiente “Cruz Roja”, el bando carlista disponía de su propia organización creada al efecto, “La Caridad”. Su distintivo era también una cruz roja, en este caso con la forma de la cruz de malta y un corazón en el centro. Los enfermeros vestían de paño gris con vivos y vueltas moradas y se tocaban con boina también morada.

Santurtzi hospital de sangre. Fotograbado. Recreación de la conocida imagen de la localidad con la cruz roja ondeando en la torre antigua de San Jorge. Fuente de la il “El estandarte real”

Santurtzi hospital de sangre. Fotograbado. Recreación de la conocida imagen de la localidad con la cruz roja ondeando en la torre antigua de San Jorge.
Fuente de la il “El estandarte real”

Entre los hospitales establecidos destacaron por su tamaño y condiciones los del Colegio de las Hijas de la Cruz y la Escuela de Náutica, ambos cedidos por su fundador Cristóbal Murrieta, el filántropo local afincado en Londres, que también había fletado un buque para el traslado de heridos de ambos bandos. Las alumnas internas del colegio fueron alojadas en la casa-palacio que este poseía en el pueblo.

Los hospitales de Santurtzi y los de Portugalete en los que se recuperaban los heridos en los combates de febrero fueron visitados por el pretendiente el día 19 de marzo. El día 30 moriría en uno de los santurtziarras el brigadier Teodoro Rada, “Radica” héroe popular de los carlistas navarros, herido por una granada en los combates de finales de marzo junto al general Ollo , que también fallecería.

Como consecuencia de los cruentos combates de marzo además de los edificios considerados como hospitales, que llegaron a ser seis, prácticamente todas las casas del pueblo albergaban algún herido.

Muerte de Ollo y Radica. Lámina de Alaminos. Litografía de Felipe Fernández Rojas Fuente de la il.: Historia Contemporánea. Antonio Pirala

Muerte de Ollo y Radica. Lámina de Alaminos. Litografía de Felipe Fernández Rojas
Fuente de la il.: Historia Contemporánea. Antonio Pirala

La escuadra liberal

En enero de 1874 los liberales crean las Fuerzas Navales del Norte, al mando del capitán de navío Victoriano Sánchez Barcáiztegui (5). Inicialmente la componían el vapor Cádiz, la corbeta Consuelo; las goletas Ligera, Concordia y Buenaventura; los pequeños vapores Ferrolano, Gaditano, Guipuzcoano y Aspirante y algunas trincaduras (6) y escampavías. Entre los elementos incorporados figuraban también dos mercantes vizcaínos, el Cuatro Amigos y el Bilbao, militarizados en calidad de “avisos”. Ambos naufragaron durante las operaciones en torno a Bilbao. Un pequeño detalle de las embarcaciones pertenecientes a la escuadra que actuaron en El Abra durante la batalla de Somorrostro se recoge en el Anexo II

Las funciones asignadas a esta flota serán dos. En primer lugar asegurar el bloqueo, tanto para impedir la llegada de armas como para impedir la actividad pesquera de los pueblos carlistas (7) y en segundo lugar servir de apoyo a las fuerzas terrestres mediante bombardeos.

27 de marzo. De izquierda a derecha la “Ligera”, la “blanca” y el “Cuatro amigos” cañonean las posiciones carlistas. Al fondo a la izquierda el Serantes, en el centro Montaño y a la derecha Lucero.

27 de marzo. De izquierda a derecha la “Ligera”, la “blanca” y el “Cuatro amigos” cañonean las posiciones carlistas. Al fondo a la izquierda el Serantes, en el centro Montaño y a la derecha Lucero.

Los cañoneos de la escuadra

Santurtzi fue duramente bombardeada durante los distintos combates de la batalla de Somorrostro, como puede verse en detalle en el Anexo III.

Especialmente virulentos fueron los sufridos el día 25 de marzo, llevados a cabo por la goleta “Ligera” y la fragata “Blanca”, el navío más poderoso de la flota, con una dotación de 408 hombres y armado con veinticinco cañones. El bombardeo comenzó al amanecer y no cesó hasta las dos del mediodía. En esa jornada aciaga cayeron sobre el pueblo 568 proyectiles y al retirarse la flota además de los importantes daños sufridos ardían seis casas. El palacio de Murrieta, objetivo de los proyectiles de la “Ligera”, ardió hasta el anochecer causando ruina total. El colegio de las hijas  en ese momento hospital, también resultó alcanzado, al igual que su capilla y la iglesia de San Jorge. Ese día murieron en Santurtzi, una niña y dos hombres.

Estas tres personas más otra niña muerta en los bombardeos de febrero constituyen el total de fallecidos en Santurtzi durante la batalla de Somorrostro. La explicación a una cifra que puede parecer exigua para el alto número de obuses recibido probablemente estribe además de la menor potencia de aquellos proyectiles, en que, al contrario de los posteriores ataques aéreos, el acercamiento de la escuadra era divisado con tiempo suficiente para ponerse a salvo.

Situación de la batalla el día 25 de marzo, por el General en Jefe contra el Ejército Carlista M. de Ordozgoiti, En el extremo izquierdo de la imagen la fragata “Blanca” cañonea a Santurtzi. Fuente de la il.: BNE

Situación de la batalla el día 25 de marzo, por el General en Jefe contra el Ejército Carlista M. de Ordozgoiti, En el extremo izquierdo de la imagen la fragata “Blanca” cañonea a Santurtzi.
Fuente de la il.: BNE

El día siguiente de este espantoso bombardeo una comisión de “La Caridad” intentó infructuosamente reunirse con los mandos liberales para evitar los bombardeos sobre el pueblo.

A principios de abril no menos de 1.870 heridos en su mayor parte carlistas eran atendidos en los hospitales santurtziarras. La señora Josefa Vasco, viuda de Calderón, (8) a cargo de los mismos, consiguió entrevistarse con el general Serrano, al mando de las fuerzas gubernamentales y el señor Topete, Ministro de Marina, a fin de exponerles la situación de Portugalete y Santurtzi, atestados de heridos y solicitar por ello el cese de los bombardeos a ambas localidades.

A resultas de la entrevista, aunque alguna versión mantiene lo contrario, los liberales se comprometieron a respetar nuestro pueblo y no así a Portugalete, considerado objetivo militar. Los heridos de esa villa se trasladaron a Santurtzi, donde se habilitan más hospitales y las fuerzas armadas allí estacionadas lo abandonaron para respetar su neutralidad.

La escuadra en El Abra cañoneando la costa. Vista desde Algorta. “The carlist war in Spain” Grabado de dibujo de José Luis Pellicer Senyé.

La escuadra en El Abra cañoneando la costa. Vista desde Algorta.
“The carlist war in Spain” Grabado de dibujo de José Luis Pellicer Senyé.

Así pues a primeros de mayo todo el pueblo es considerado hospital y zona neutral, señalizando su condición mediante banderas de “La Caridad” en su primera y última casa tanto en la costa como en el monte.

El día veinte de abril el Ministro de Marina ordena que un bote parlamentario se dirija a Santurtzi para solicitar que se desmonte una batería instalada fuera del perímetro protegido, manifestando que no puede batirse sin dañar los edificios destinados a hospital. En caso de no atenderse la petición en el plazo de cuatro días deberían desalojar los hospitales.

Desconocemos si la batería finalmente se desmontó o si era mera excusa, pero lo cierto es que los días veintinueve y treinta se produjeron nuevos cañoneos sobre un pueblo convertido todo él en hospital e indefenso.

Paisaje después de la batalla

El aspecto que presentaba Santurtzi a principios del mes de mayo era desolador y continuaría siéndolo durante bastante tiempo.

El periodista Mariano Araús, corresponsal del diario “El Imparcial” destacado junto a las fuerzas liberales, visitó el pueblo el día 2 de mayo, el mismo en que se liberaba Bilbao, y describió en su crónica así el panorama que se le ofrecía:

“Al llegar a Santurce vi banderas blancas con la cruz roja en los tejados de seis edificios. Eran otros tantos hospitales de sangre donde existían hasta ayer 500 heridos próximamente (sic) La noche anterior y parte de la mañana habían sido llevados los más leves a varios pueblos del otro lado de la ría.

Fuera de esos seis edificios apenas existe uno intacto. Los hay completamente arruinados, entre ellos un hermoso chalet de piedra, situado al borde del mar, del cual no han quedado más que las paredes”.

Retrato del periodista Mariano Araus durante la batalla de Somorrostro realizado por José Luis Pellicer Montseny. A la derecha de Araus, sentado, Ángel Muro, corresponsal de “La Época” en la que también escribía con el pseudónimo de Ramón Gelú y que con el tiempo se convertiría en uno de los primeros gastrónomos de España. Fuente de la il.: La Ilustración española y americana.

Retrato del periodista Mariano Araus durante la batalla de Somorrostro realizado por José Luis Pellicer Montseny. A la derecha de Araus, sentado, Ángel Muro, corresponsal de “La Época” en la que también escribía con el pseudónimo de Ramón Gelú y que con el tiempo se convertiría en uno de los primeros gastrónomos de España.
Fuente de la il.: La Ilustración española y americana.

El Santurtzi destruido no tardaría demasiado en reconstruirse y prosperar, ya que con el final de las guerras carlistas en 1876 comienza una época de prosperidad para Bizkaia. Las nuevas estructuras económicas ya estaban configuradas, las obras de infraestructura en los montes mineros habían concluido y en 1877 el muelle de hierro acabaría con el problema que suponía la barra para la navegación por la ría y por tanto para la industria y el comercio. Miles de emigrantes llegarían para satisfacer la demanda de mano de obra que el espectacular crecimiento económico exigía.

Santurtzi que, no olvidemos incluía por entonces la zona minera de Ortuella, pasaría de los 1.256 habitantes del año 1875 a los 2.667 de 1877 y su zona costera que en 1882 mejoraba notablemente sus comunicaciones con la llegada del tranvía de caballos se consolidaría hasta principios de la siguiente centuria como una de las estaciones balnearia de moda.

En esta Revista digital de las Bibliotecas de Santurtzi no podemos dejar de recomendar la lectura de dos libros, ambos escritos por testigos de los acontecimientos, que abordan la tercera guerra carlista en nuestro entorno.

El primero de ellos “Paz en la Guerra”, la novela con la que se inicia en el género Miguel de Unamuno y que relata el sitio de Bilbao y la batalla de Somorrostro. Lo encontrareis disponible en papel en nuestra biblioteca y on line la edición de Madrid de 1897 en este enlace.

El segundo es la obra del Doctor Marcos Escorihuela, “El Diario de los sucesos de Portugalete, sitio y bombardeo, desde julio de 1873 hasta mayo de 1874” , relato de un testigo del sitio carlista a la vecina villa hasta su rendición y de los posteriores bombardeos a los que le sometió la marina liberal. En papel la podéis encontrar en la biblioteca municipal jarrillera y en formato digital en este enlace.

Alcázar de la corbeta “Consuelo” Procedencia de la il.: “Historia fotográfica de la última guerra carlista (1872-76)”. Juan Pardo . Juantxo Egaña

Alcázar de la corbeta “Consuelo”
Procedencia de la il.: “Historia fotográfica de la última guerra carlista (1872-76)”. Juan Pardo . Juantxo Egaña

 

ANEXO I

Batallas de Somorrostro

Los tres combates de Somorrostro

Primera batalla. Los liberales disponían de mayor número de hombres, artillería y el apoyo de la escuadra, superioridad que mantendrían e incluso aumentarían con el paso del tiempo. Los carlistas por su parte contaban con mejores posiciones, defendiendo puntos elevados. El general Moriones fracasó en su ataque a la línea carlista de Somorrostro de los días 24 y 25 de febrero de 1874. Se dirigió hacia las laderas del Montaño, protegido por las baterías del monte Janeo, pero en el ascenso por Mantres sus tropas fueron rechazadas repetidamente por los carlistas, a los que no consiguió desalojar de las alturas.

Hospital de sangre en la iglesia de San Juan de Muskiz el día 26 de marzo. Litografía sobre dibujo de José Luis Pellicer Montseny. Fuente de la il.: La Ilustración española y americana

Hospital de sangre en la iglesia de San Juan de Muskiz el día 26 de marzo. Litografía sobre dibujo de José Luis Pellicer Montseny.
Fuente de la il.: La Ilustración española y americana

Segunda batalla (24-28 de marzo). Durante el mes transcurrido entre ambas acciones los carlistas habían reforzado sus posiciones excavando pequeñas trincheras y reforzando los parapetos para atemperar los daños causados por la artillería. Serrano, nuevo general jefe de los liberales ataca nuevamente el núcleo principal de la línea carlista por Somorrostro con fuerzas muy superiores en número. Los intentos de ruptura de las líneas carlistas del día 25 en el Portillo de Las Cortes y los dias 26 y 27 por San Pedro de Abanto se estrellaron de nuevo ante la decidida defensa de éstos y el frente quedó prácticamente sin modificaciones. La batalla fue muy cruenta, calculándose entre 5.000 y 8.000 las bajas en ambos bandos, siendo mayores las de los liberales. y entre los caídos. El día 29 disparo de artillería hería a los generales carlistas Ollo y Radica, falleciendo ambos a consecuencia del mismo.

Goleta “Ligera”. Acuarela de Rafael Monleón. Presentaba casco de madera; construida en la Carraca y servida por una dotación de entre 85 y 125 hombres.

Goleta “Ligera”. Acuarela de Rafael Monleón. Presentaba casco de madera; construida en la Carraca y servida por una dotación de entre 85 y 125 hombres.

Tercera batalla. Los gubernamentales abandonan la táctica de atacar la zona mejor defendida por los carlistas. Se inicia el 27 de abril con la toma de Otañes por los liberales, superiores en número en proporción siete a uno y la ruptura del frente en el alto de Las Muñecas, donde muere el Brigadier Castor de Andechaga, Jefe de los defensores. Los carlistas deben abandonar Somorrostro y repasar la Ría hacia la margen derecha. El día 2 de mayo el general Concha libera Bilbao.

Goleta de hélice de la clase Santa Teresa “Concordia” Fuente de la il.: sanfernandoyyo.blogspot

Goleta de hélice de la clase Santa Teresa “Concordia”
Fuente de la il.: sanfernandoyyo.blogspot

ANEXO II *

Navíos de las Fuerzas Navales del Norte participantes en la batalla de Somorrostro
* Elaboración propia a partir de Pardo San Gil

* Elaboración propia a partir de Pardo San Gil

ANEXO III *

Detalle de los bombardeos sufridos por Santurzi

Primera batalla

El miércoles 25 de febrero el Capitán de Fragata Rufino González Olivares y el Teniente de Navío Luis Pastor y Landero al mando de “La Consuelo” y “La Ligera” bombardean Portugalete y Santurtzi.

Segunda batalla

25-3-74.– La fragata Blanca, el vapor Cádiz, la corbeta Consuelo, las goletas Ligera, Concordia y Buenaventura y los cañoneros Gaditano y Ferrolano bombardean Santurtzi, Algorta y las posiciones carlistas en San Pedro de Abanto

26-3-74.– La fragata Blanca, el vapor Cádiz, la Consuelo y los cañoneros Gaditano y Ferrolano bombardean Santurtzi, Portugalete y Las Arenas por la mañana.

Vapor de ruedas artillado “Ferrolano” anteriormente “remolcador número 1” Fuente de la il.: La Ilustración española a través de vidamaritima.com/

Vapor de ruedas artillado “Ferrolano” anteriormente “remolcador número 1” Fuente de la il.: La Ilustración española a través de vidamaritima.com/

 

27-3-74.- La Blanca, Cádiz y Ferrolano bombardean Santurtzi, Portugalete y Las Arenas durante todo el día.

30-3-74.- El vapor Cádiz y las goletas Ligera y Concordia bombardean Santurtzi.

31-3-74.- La Ligera bombardea Santurtzi, acción que repetirá en días sucesivos.

Tercera batalla

29/30-4-74.- Los buques liberales bombardean Santurtzi, Portugalete y Las Arenas.

* Elaboración propia a partir de Pardo San Gil y Anca Alamillo.

Fragata Blanca. Xilografía. Fuente de la il.: La ilustración española e hispanoamericana

Fragata Blanca. Xilografía.
Fuente de la il.: La ilustración española e hispanoamericana

Notas

  1. El día 29 de diciembre de 2016 todos los partidos políticos con representación municipal realizaron un acto de homenaje junto al antiguo refugio antiaéreo situado en el parque central en recuerdo de los bombardeos durante la guerra civil de 1936.
  2. El número de bombas caídas sobre la Villa aparece en el anagrama de la Sociedad El Sitio y puede verse en la gran vidriera de la escalinata de la Biblioteca de Bidebarrieta en Bilbao.
  3. Algunos autores consideran que fueron únicamente dos las guerras carlistas. En este caso la que nos ocupa sería la segunda.
  4. Como curiosidad, este suceso se señala como uno de los posibles orígenes de los “soldaditos de Pavía”, el clásico aperitivo madrileño de bacalao rebozado y pimiento rojo, denominación que haría referencia a los uniformes de las tropas del general.
  5. Sánchez Barcaiztegui, dedicado con su escuadra a bombardear pueblos y baterías costeras en manos de los carlistas moriría frente a Motrico al ser alcanzado por una de estas el día 24 de mayo de 1875.
  6. Las escuadras militares disponían además de los buques de guerra de una serie de embarcaciones auxiliares. Las trincaduras, nombre dado en la costa vasca a pequeñas embarcaciones de pesca con cascos elaborados a tingladillo o a trincadura, fueron enroladas en los conflictos bélicos del siglo XIX y actuaron en ellos en ocasiones incluso artilladas. Los escampavías eran buques caracterizados por su escaso tonelaje y calado que solían acompañar a barcos más grandes y servía de explorador. Por su parte entendemos como avisos a unidades navales usualmente rápidas cuyo cometido era transportar pliegos y órdenes entre distintos buques o entre éstos y la costa.
  7. Es fácil imaginar lo que pudo suponer para el vecindario privar a “San Jorge de Santurce” de la pesca, o tener que faenar con el ojo pendiente de las velas que aparecieran por el horizonte.
Vapor de ruedas Ciudad de Cádiz, anteriormente Isabel II. Óleo de Antonio Brugada Vila. 1842 Fuente de la il: https://www.almendron.com

Vapor de ruedas Ciudad de Cádiz, anteriormente Isabel II. Óleo de Antonio Brugada Vila. 1842
Fuente de la il: https://www.almendron.com

8. El pretendiente, Carlos VII para sus acólitos, premiaría sus desvelos otorgándole el título de          Marquesa de La Caridad el 16 de julio de 1874.

Bibliografía

  • Anca Alamillo, Alejandro. “La armada en la tercera guerra carlista”, 2014.
  • Escorihuela, Marcos “Diario de los sucesos de Portugalete, sitio y bombardeo, desde julio de 1873 hasta mayo de 1874”, 1875.
  • Pardo San Gil, Juan y Egaña, Juantxo “Historia fotográfica de la última Guerra Carlista (1872-76)”, 2007.
  • Paardo San Gil, Juan: “Las operaciones navales en las Guerras Carlistas”, en Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco, 5, 2006.
  • Pirala Criado, Antonio. “Historia contemporánea Segunda parte de la Guerra Civil: anales desde 1843 hasta el fallecimiento de Don Alfonso XII”. Madrid, Felipe González Rojas, 1892-1895

Fuentes hemerográficas consultadas

  • La Bandera española
  • El Bien público
  • El Constitucional
  • Cuartel Real
  • El Día de Madrid
  • Diario de Córdoba
  • La Correspondencia de España
  • La Crónica meridional
  • El Estandarte católico
  • El Estandarte real: revista político militar
  • El Gobierno
  • La Ilustración Española y Americana.

Recursos electrónicos

  • Auñamendi – Euskomedia Fundazioa
  • km-130.blogspot
  • Somorrostro blogspot
  • Wikimedia
Bilbao - Dos de mayo: entrada del ejercito libertador. Litografía sobre dibujo de José Luis Pellicer Montseny. Fuente de la il.: La Ilustración española y americana

Bilbao – Dos de mayo: entrada del ejercito libertador. Litografía sobre dibujo de José Luis Pellicer Montseny.
Fuente de la il.: La Ilustración española y americana

Biblioteca Central (E.B.C.)

Anuncios

Un comentario en “Cinco-Seis-Ocho: 568. Arde Santurtzi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s