“Exvotos de Bizkaia. Creencias del mar”. Visita guiada

cartel web peqEl pasado 23 de junio, jueves, a las 19:00 horas, un grupo de santurtziarras acudimos a la cita en la Sala Ondare (María Díaz de Haro, 11 – Bilbo) para participar en una visita guiada, organizada por la Red de Bibliotecas de Santurtzi, a la exposición “Exvotos de Bizkaia. Creencias del mar”.

De la mano del historiador marítimo y comisario de la exposición, Xabier Armendariz, disfrutamos de una exposición, centrada en el mundo del mar y que supone el fruto de un trabajo de más de diez años de inventariado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los exvotos marineros proporcionan información importante en disciplinas tan variadas como la arquitectura naval, la etnografía, antropología, historia naval.

Llegamos a la Sala Ondare (Bilbao)

Llegamos a la Sala Ondare (Bilbao)

Para poder entender lo que significa la exposición hay que remontarse a la antigüedad. En un principio, en el mar habitaban dioses a los que se les ofrecían diferentes elementos para propiciar una buena travesía y un retorno a puerto seguro. Con la llegada del cristianismo, la divinidad está en el cielo y el mar está poblado de monstruos y demonios por lo que se hace absolutamente necesario encomendarse a algún santo/santa o virgen que intercedan por ellos ante Dios para que les salve de los numerosos peligros a los que están expuestos. A cambio de esa intercesión, adquieres el compromiso de entregar un objeto: el exvoto. Exvoto procede de la expresión latina exvoto suscepto que significa “como consecuencia de un voto” por lo que se convierte en un contrato que no se puede incumplir y además, tenía que ser público, todo el pueblo tenía que conocer el momento de la entrega en el lugar indicado tras haber recibido la intercesión o la intervención divina.

Presentación e introducción a cargo de Xabier Armendáriz

Presentación e introducción a cargo de Xabier Armendáriz

Se distinguen varios tipos de exvotos: el gratulatorio, que es el que se entrega tras solicitar la intercesión y haber sido concedido; el propiciatorio, que es el que se hacía en la antigüedad y por el cual, antes de una travesía que se supone difícil, se llevaba una ofrenda para propiciar la protección divina; y los conmemorativos que responden a un agradecimiento por un hecho en una fecha concreta y también para conservar la memoria de seres queridos perdidos en la mar.

Vista general de la sala de exvotos tridimensionales

Vista general de la sala de exvotos tridimensionales

En lo que respecta a Bizkaia, no solo se encuentran exvotos en templos marineros sino que también aparecen en lugares lejanos de la costa como Orduña o Zalla. Hay que tener en cuenta que debido al mayorazgo existente, el hermano mayor heredaba el caserío y el resto, o se metía cura o iba a la milicia o se hacía a la mar. Además, también puede ser debido a la ubicación del templo que acoge al santo o santa de su devoción.

Derrotero de Bizkaia con el santuario de Mamariga en 1696

Derrotero de Bizkaia con el santuario de Mamariga en 1696

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los santuarios que se encuentran en lugares como atalayas o cimas prominentes servían de referencia a los marinos en días de poca visibilidad para poder llegar a tierra. Destacable en este sentido es que en el caso de Santurce, hasta fechas relativamente recientes, en las cartas náuticas aparece Mamariga en vez de Santurce, por estar situado el Santuario de la Virgen del Mar en un alto.

Pasamos a contemplar diferentes modelos de exvotos tridimensionales o en maqueta que generalmente aparecen suspendidos de las bóvedas de las iglesias. Si bien algunas están realizadas de manera tosca, en general, nos encontramos con barcos muy elaborados que reproducen absolutamente a escala la embarcación real, hechas por artesanos y carpinteros navales por encargo del marino que hizo el voto. Pero lo más interesante para un historiador marítimo, (y para los que no lo somos) es descubrir las historias que encierran estos exvotos.

La fragata “Bilbaína”

La fragata “Bilbaína”

Es el caso de la fragata “Bilbaína” que tras rescatarla de la iglesia de santa Isabel del barrio de la Herrera en Zalla, y un trabajo de restauración es un claro ejemplo de buenas reproducciones. Aunque lo más interesante de este barco es su historia: se botó en 1815 y su capitán era Antonio del Casal, natural de Santurtzi, y en la documentación consta que en sus viajes, entre otras mercancías, estaba incluida “madera de ébano” (eufemismo utilizado para referirse a esclavos negros africanos para las colonias), actividad a la que se dedicaban muchas familias.

O el de la Bricbarca “21 de Julio”, que fue botada en Bilbao el 21 de julio de 1876, fecha de la entrada en vigor de la abolición de los Fueros vascos y que en 1931 fue adquirido por el Museo Vasco tras su compra. Unos años más tarde, durante la restauración, al abrir la escotilla de la cubierta, se encontraron un pie infantil de una estatua o juguete y dos retratos de mujer; en uno aparecía vestida de época victoriana y en la otra, el primer plano de una joven. Tras analizarlas, se ha llegado a la conclusión de que era la misma persona. Pero ¿Quién era esa mujer? ¿Por qué estaban esas fotografías? ¿Quién las colocó? ¿Y qué significa el pie?…todas preguntas que difícilmente encontrarán respuesta.

El misterio de la bricbarca “21 de Julio”

El misterio de la bricbarca “21 de Julio”

No menos interesante es la historia de la maqueta de una fragata mercante perteneciente al santuario de la Virgen del Mar de Mamariga, y su relación con el exvoto pictórico que se encuentra en la iglesia de la Virgen del Puerto de Zierbena. En 1761, el capitán Manuel del Cabo, sufrió un temporal del que sobrevivió y en cumplimiento del voto mandó pintar un cuadro para la Virgen del Puerto. A principios del s. XX, Manuel Calvo, tras perder una sortija de gran valor y tras la intercesión de la virgen del mar consiguió encontrarla, le ofreció una fragata que tenía en su casa perteneciente a su bisabuelo. Tras descolgarla de la iglesia para la exposición se descubrió que en el espejo de popa se representaba a una virgen con manto azul que correspondía a la vestimenta de la Virgen del Puerto- Todo hace sospechar que tanto el cuadro como la fragata responden al mismo suceso y a gracias a ellos se ha podido formar una historia familiar.

Los exvotos de Manuel Calvo

Los exvotos de Manuel Calvo

Siguiendo con la visita, llegamos a los exvotos pictóricos o bidimensionales que generalmente, proporcionan mayor información. Suelen dividirse en tres partes: en la parte superior del lienzo aparece la divinidad que ha propiciado el milagro, o en su defecto, un claro en la tormenta o un rayo de luz; en el centro, la expresión gráfica del accidente; y la parte inferior, la leyenda en la que se narra el suceso acaecido dando gran cantidad de detalles.

Exvoto pictórico de la iglesia Virgen del Mar (Santurtzi)

Exvoto pictórico de la iglesia Virgen del Mar (Santurtzi)

En cuanto al cuadro perteneciente a la iglesia de la Virgen del Mar de Santurtzi, parece ser que no es un exvoto en sentido estricto. Fue pintado en 1906, fecha que coincide con la inauguración de la ermita tras su reconstrucción, por lo que el objetivo sería probablemente reflejar los milagros y la protección que da la virgen en la mar.

Un caso curioso lo constituye la ermita de Nuestra Señora del Socorro, en Pobeña (Muskiz) ya que en si misma constituye un exvoto. El 15 de octubre de 1768, el paquebote Colón, bajo el mando del capitán Pedro de Llano, en uno de sus viajes a La Habana, se ve inmerso en una terrible tormenta que hace peligrar la vida de los tripulantes. Por intercesión divina, consiguieron llegar al puerto de La Habana 4 días después. De esta manera, además de mandar realizar el cuadro como exvoto, sufraga la construcción de una ermita donde colocar dicho cuadro.

Por casualidades de la vida, al realizarse este inventario, se descubrió que existía otro cuadro, en perfecto estado de conservación, adquirido a través de una casa de subastas de Madrid. Gracias a la amabilidad de la compradora, hemos podido contemplar los dos cuadros en la exposición.

Supone un hecho extremadamente raro que existan dos cuadros iguales, realizados por el mismo pintor, con 40 años de diferencia. Además, está sirviendo de mucha ayuda en las labores de restauración ya que el que se encontraba en la ermita, además de sufrir un fuerte deterioro por la exposición al salitre, al frío, a la humedad… se encontraba con varias capas de pintura por encima que desdibujaban el original.

Nuestra Señora del Socorro (Pobeña)

Nuestra Señora del Socorro (Pobeña)

Encontramos también ejemplos de exvotos pictóricos realizados por artistas de renombre y con una calidad muy alejada de la consideración generalizada de pinturas populares de baja calidad. Encontrado en la basílica de Begoña, un cuadro que tras la restauración se descubrió la firma de C. Gregory de 1853, confirmándose tras una investigación que era un famoso pintor de marinas que tiene su obra en la National Gallery de Londres. Asimismo, contemplamos la obra del acuarelista Jacob Ahrend Hinrich Böttger, que se especializó como dibujante naval y retratista marítimo, alcanzando gran popularidad. La acuarela representa con un gran nivel de detalle, el accidente del bergantín español “Hermoso Habanero”, bajo el mando del capitán Manuel de Sibeira en 1841.

Acuarela de Jacob Böttger

Acuarela de Jacob Böttger

Para finalizar la visita, nos encontramos con una vitrina en la que se encontraban objetos diferentes a los hasta ahora comentados, como una custodia de plata peruana de la iglesia de Santa María de Portugalete encargada por el almirante Martín de Valdecilla que tras su muerte a principios del siglo XVII deja en su testamento una parte para la realización de esta custodia como ofrenda debido a la protección recibida durante su vida en la mar. Otro ejemplo es un cáliz del capitán Juan de Ugarte, también de Portugalete o la naveta del siglo XVI utilizada para la liturgia.

Finalizando la visita, el último grupo de exvotos

Finalizando la visita, el último grupo de exvotos

No podemos acabar esta entrada sin agradecer a Xabier Armendariz la visita que nos ofreció. Creo que todas las presentes (hablo en femenino ya que salvo dos excepciones, el grupo estaba formado por mujeres y tal como bromeó Xabier, no le parecía bien hablar en masculino y se debería referir al grupo en femenino) pasamos un rato muy agradable y descubrimos un mundo que a pesar de estar tan cerca de un pueblo de tradición marinera como es Santurtzi, nos era desconocido.

Y por supuesto, agradecer también a las personas que se animaron a compartir esta actividad organizada por la Red de Bibliotecas.

El grupo santurtziarra

El grupo santurtziarra

Nota: Imágenes del artículo, propiedad de la Red de Bibliotecas Municipales de Santurtzi.

Biblioteca Central

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s