III EDICIÓN DEL CLUB DE LECTURA

Quinta sesión: Maus de Art Spiegelman

03 CUBIERTALa última sesión del año 2015 del Club de Lectura nos convocó en torno a un cómic, Maus, de Art Spiegelman, único que ha ganado el premio Pulitzer

04 RESUMEN HISTORIA

Iván Repila, dinamizador del club, empezó la sesión con una pregunta “¿Cuándo fue la última vez que leísteis un cómic?”, y a continuación, haciendo un espléndido recorrido por este género, una especie de resumen de su historia desde el momento en que se abandona la idea de que es solo un vehículo apto para historias simples, humorísticas, y por tanto, dedicado al público infantil y juvenil. Nos habló de los cómics de superhéroes en los años 50 (incluso en España tuvimos ejemplos de este género con Roberto Alcázar y Pedrín, y más tarde, con El corsario de hierro,

y por fin de la figura central de Alan Moore (personaje desconcertante, tanto por su obra, su aspecto físico, como por haber decidido dedicarse, recientemente y según sus propias palabras, a la magia negra); Moore  da un giro total al género con su Watchmen, obra que rompe el paradigma del género, por cuanto supone una autocrítica, una vuelta de tuerca a esos personajes, que pasan de ser simples y planos a torturados, poliédricos y complejos. Siendo galardonado Watchmen con el premio Hugo, también se llevaría al cine, como otra de las obras más conocidas de Moore, V de Vendetta.

A partir de ahí, el cómic pasa a ser un género adulto, vehiculo para el tratamiento de todo tipo de temas, aún los más duros, como será el caso del que hoy nos ocupa, Maus, que habla nada menos que del Holocausto. Recordaremos a Joe Sacco, que ha tratado la Guerra del 14 o los problemas de Gaza, a Satrapi y su Persépolis, donde  habla del exilio y la represión política, el erotismo de Milo Manara con El clic… todo ello sin olvidar el manga japonés, con sus subgéneros especializados, entre otras materias, en violencia o sexo de alto voltaje, y que daría para una charla por sí solo.

Para quien quiera seguir profundizando en el género, nos llevamos una buena lista de recomendaciones: From Hell, del propio Moore, y en especial su Epílogo 2; Eternauta,  Yo, asesino, de Altarriba y Queco, La ascensión del gran mal, The sandman o Cerebus, obras de largo aliento, que se han ido publicando por entregas a lo largo de muchos años…

Algunos de los cuales podemos encontrar en las bibliotecas municipales de Santurtzi, destacando la de Mamariga por su estupenda sección de novela gráfica.

Nos decía Iván que había elegido esta obra para dar la oportunidad de acercarse a este género a muchos lectores que lo asocian con algo infantil, con los tebeos que abandonaron en su adolescencia… y en efecto, algunos de los asistentes reconocían que así había sido, que se habían quedado en Mortadelo, o como mucho, en Mafalda.

No obstante, no faltó el punto de vista contrario: desde quien en la adolescencia tuvo la suerte de encontrarse con revistas como la mítica Metal Hurlant, y así conoció el cómic adulto, con referencias como Manara, Hugo Pratt y su Corto Maltés, Moebius y su Arzak, o el Teniente Blueberry, y tantos otros, y por tanto nunca ha dejado de leer este género que ahora se suele denominar también “novela gráfica“, a la experiencia de otra lectora, que si bien confesaba haber abandonado la lectura de tebeos con los años, tuvo la suerte de toparse en su etapa universitaria, en una pequeña librería que existía entonces en la Universidad a la que asistía, la de Leioa, nada más y nada menos que con nuestro Maus… adquirió la obra, y según nos dijo, le cambió la vida. Confesaba su deslumbramiento con esta lectura, que le había llevado a otra obra, que también traía bajo el brazo, Metamaus (al cual la otra asistente también había llegado, esta vez por casualidad), un libro acompañado de un DVD, muy rico e interesante, que nos cuenta el proceso de confección de esta obra por su autor, los materiales que utilizó, en especial las entrevistas con su padre, superviviente de Auschwitz…

Entrando ya en el análisis de la obra, alguna asistente comentaba que el que trata (la segunda Guerra Mundial, los campos de concentración, el Holocausto…) era un tema que le había interesado mucho, pero que en cierto momento le había saturado… del mismo modo que otra nos decía que le resultaba insoportable la materia por su dureza.

11 VIÑETA HOLOCAUSTO

Pero en general, estuvimos de acuerdo en que lo más reseñable de la obra es su existencia mísma, que el autor fuera capaz de culminar esa empresa, por lo que tiene de introspección y de reencuentro con sus raíces. Y, sobre todo, quizá su mayor valor sea lo que subyace, el que le sirviese de vehículo para entablar una relación con su padre que siempre había sido extremadamente difícil.

12 PADRE E HIJO-2

Destacamos como con un dibujo intencionadamente sencillo (en Metamaus se aclara que se optó por un grafismo “sucio” para recordar los panfletos que se imprimían en aquellos tiempos), con el recurso de dibujar a cada uno de los pueblos (judíos, polacos, alemanes y franceses) en la figura de un animalito, se llega a plasmar el horror de los hechos narrados con toda fidelidad.

13 METAMAUS 2

Nos despedimos hasta la próxima convocatoria, que será el 14 de enero con Esperando a Godot, de Samuel Beckett… teatro del absurdo, y en palabras de Iván, quizá la única obra en la que “no pasa nada… dos veces”. Pero seguro que nos dará ocasión de pensar y aprender mucho, como siempre. No en vano viene firmada por un Premio Nobel.

Ana G.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s