Viajeros por santurtzi (II)

La barra de la ría vista por Juan Mañé

MINIATURAComo ya escribimos anteriormente Juan Mañé y Flaquer, periodista catalán cercano al carlismo, viajó por las cuatro provincias vascas con ocasión de la abolición de los fueros en 1876. De este viaje surgió

El Oasis. Viaje al País de Los Fueros”, obra de envergadura en tres volúmenes e ilustrada por Bringas y otros, contempla con detalle múltiples aspectos del País: geografía, historia, arte, folklore y etnografía, literatura, costumbres e instituciones.

De su viaje por nuestra tierras nos dejó esta descripción de la famosa y temida “barra” de la ría.

Oasis-barra

En la ilustración, perteneciente a la primera edición de la obra, podemos observar la ría a la altura de Portugalete, en primer término un vapor de palas, en segundo plano pequeñas embarcaciones a vela y el muelle nuevo, al fondo la iglesia de Santa María.

Al bajar del coche (1) en las Arenas, se presenta á nuestra vista un espectáculo sumamente variado, en que las emociones se suceden y no se parecen. A nuestro frente, las aguas del rio (2) y las del mar, pugnan impetuosas por abrirse paso, unas por invadir el dominio de las otras, oponiendo pecho á pecho, luchando á brazo partido, encrespándose, estrujándose, ora retrocediendo para tomar carrera, ora cediendo terreno á la violencia del empuje, ora ganándolo al contrario, levantando en el sitio de la lucha un parapeto, una barrera, un dique, que ni el agua dulce ni el agua salada saben respetar. Este dique es la barra, (3) el banco de arena que partiendo de Algorta va á parar á Santurce, cerrando con semicírculo de espuma la especie de abra que ha formado la ria al precipitarse en el mar.

Cada vez que un buque se acerca á esa barrera, buscando refugio en Portugalete ó entrada en la ria, el corazón se oprime ante aquel albur en que se juegan la vida á un golpe de dado ó un golpe de mar multitud de seres humanos, que tal vez son esperados con ansia por sus familias, de quienes les separó durante larga ausencia toda la inmensidad del Océano. Así como en las encrucijadas y caminos solitarios, alguna cruz pide al viandante que rece por el alma del que allí pereció de muerte violenta, y le avisa que se precava del peligro, junto á la barra de Portugalete asoma con frecuencia el mástil de algún buque naufragado, que cierra el corazón del navegante y de su amigo ó deudo que le espera en tierra firme con tristes presentimientos. Dirigiendo la vista á nuestra izquierda, se nos presenta como una decoración de teatro Portugalete, separado de nosotros por el ancho de la ria, con su población escalonada, el animado movimiento de su Muelle Nuevo, (4) frente al cual, cruzan de continuo gran número de buques de todas clases y todos tamaños, arbolando todos los pabellones (5) (véase el grabado n.° 11). 

Tras describir Las Arenas, Mañé pasa a ocuparse de Algorta y al hablar de ella describe el trabajo de los prácticos:

En este puertecito, lo mismo que en Portugalete y Santurce, no se dedican á la pesca; pero sus hijos se ocupan, como los de aquellos, en un ejercicio penoso pero importante, el de dotar de prácticos (6) á los buques que navegan con rumbo á Bilbao, de auxiliar á los que se ven comprometidos en el abra, y de la navegación de largo. El primero de estos servicios, consiste en salir á la mar, embarcados en una lancha, á mas de treinta millas del litoral frecuentemente, á dar caza á los buques que traen rumbo á Bilbao: en cada uno de éstos, se embarca un práctico, y así que se acerca el buque á la altura de la Galea, empuña aquel el timón, lo dirije, lo encamina salvando los escollos que presenta la barra , y lo hace fondear dentro de la ria , en el sitio que cree más apropósito para su estancia , según su cargamento y calado .

Notas:

1. Muy probablemente se refiere al tranvía de tracción animal que desde 1872 unía Bilbao con Las Arenas.

2. En la transcripción del texto se ha optado por respetar la grafía original

3. La denominada “barra de Portugalete” consistía en una acumulación de arenales de ubicación variable que se situaba entre Santurce y Portugalete dificultando e incluso impidiendo la navegación ría arriba. El muelle de hierro diseñado por Evaristo Churruca encauzó la ría y estrechó su cauce, poniendo fin a la temida barra

4. Portugalete era en 1850 una pequeña villa costera que conservaba el trazado medieval. La orografía impedía la expansión de la población por el núcleo primitivo, por lo que los ensanches de la ciudad se realizan en los arenales que se sitúan en el muelle. Se realizaron dos planes de ensanche que se ejecutaron en 1869-1872 y 1904-1917. El primer ensanche amplió el muelle viejo en más de cuatro metros de anchura y se construyeron cinco manzanas de elegantes edificios separados por cuatro calles trasversales a la par que se respetaba el balneario y se unía la villa con la playa.

Aspecto del muelle nuevo tal y como lo debió contemplar Mañé. Fuente de la il.: http://mareometro.blogspot.com.es/2014/01/el-primer-ensanche-del-muelle-nuevo.html

Aspecto del muelle nuevo tal y como lo debió contemplar Mañé.
Fuente de la il.:
http://mareometro.blogspot.com.es/2014/01/el-primer-ensanche-del-muelle-nuevo.htmll

5. A la tradicional actividad comercial del puerto de Bilbao se había unido, sobre todo a partir de la utilización de los convertidores Bessemer en la siderurgia europea, una intensiva explotación de las cercanas venas de mineral de hierro. Todo ello generaba un intenso tráfico en la ría.

6. La entrada y salida de la ria se veía muy dificultada por la fuerza de la mar, los arenales y zonas rocosas existentes y por la peligrosa barra. Este conjunto de circunstancias hacía necesaria la ayuda de los prácticos o pilotos lemanes, actividad regulada a la que podían dedicarse los marineros de Santurtzi, Portugalete, Zierbena y Algorta. Las lanchas esperaban en el mar a los buques, los conducían a las inmediaciones de la barra y una vez allí el piloto mayor tomaba la dirección de las operaciones. A los lemanes dedicamos uno de los números de la colección “Cuentometrajes”, obra de Juan Antonio Rubio Ardanaz “Los lemanes de Santurce. Protagonistas de la cultura marítima”.

Biblioteca Central (E.B.C.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s