SANTURTZI AYER. EDIFICIOS SINGULARES

Cuando el Palacio Oriol fue el Palacio Urquijo

MINIATURA REDUCIDACuando el palacio Oriol fue el palacio Urquijo lo fue porque el que iba a ser su propietario, Lucas Urquijo (1849-1912), encargó su construcción y suponemos, incluso la pagó, que recursos no le faltaban.

Procedía este Lucas de una familia originaria de Álava y era hermano de Juan Manuel, segundo Marqués de Urquijo. Hizo fortuna junto a su hermano en campos tan diversos como el inmobiliario, las compañías eléctricas, la banca, la especulación bursátil, la siderurgia del Nervión (A.H.V.) o la minería hullera asturiana (Duro Felguera), es decir en cualquier lugar en que se moviera el dinero.

Y en aquella época cuando se tenía riqueza y poder había que evidenciarlo y para ello, qué mejor que construirse un palacio en la costa del Abra, un Abra al que un verano sí y otro también, Alfonso XIII llegaría en el yate real Giralda y junto a él gran parte de la corte y los representantes del poder político, financiero así como la jerarquía eclesiástica.

Retrato de Lucas de Urquijo y Urrutia realizado por J. Sotomayor en 1912

Retrato de Lucas de Urquijo y Urrutia realizado por J. Sotomayor en 1912

Para ello encarga el proyecto de su chalet a Severino Achúcarro, arquitecto de moda del momento y adscrito en estos años a la tendencia ecléctica, tan del gusto de la ostentosa élite financiera emergente. En veinticinco años de ejercicio, Achúcarro dejó una importante obra en la que destacan la fachada y torre neogóticas de la Catedral de Santiago en Bilbao, la estación del tren de la costa en Santander, el casino de Bermeo o la estación de La Concordia, ya con elementos art nouveau.

Para Lucas Urquijo realizó, en 1902, un edificio en el que se observa una importante carga monumental realzada por la utilización de hastiales escalonados en fachada y muro testero, cubierta amansardada de pizarra, que ya había utilizado en el edificio del Banco Bilbao situado junto a la Iglesia de San Nicolás en Bilbao, y rematado por una crestería metálica. Todo el edificio, imponente, destila un aire goticista y como de castillo de cuento de hadas.

Amenazando ruina, el Palacio fue objeto de rehabilitación y hoy se utiliza como Hotel. El tiempo y dicha obra han modificado algunos aspectos del edificio original que, sin embargo, podemos recordar gracias a la publicación “Arquitectura y construcción” que, en su número correspondiente a noviembre de 1910 y con ocasión de la muerte del arquitecto, publicó un nutrido reportaje fotográfico sobre su obra acompañado de un panegírico escrito por el ingeniero Pablo Alzola, que había colaborado con él en la realización del proyecto del ensanche de Bilbao. La revista, digitalizada, la podéis consultar en este enlace a la BNE.

En la primera fotografía apreciamos el cerramiento ligero de la finca, que permitía a los viandantes apreciar el esplendor del palacio.

FOTO 1

En esta vista general podemos observar la utilización de hastiales en las fachadas, la crestería metálica de la cubierta y torre (desaparecida) así como los amplios jardines de la finca.

FOTO 2 DOS

La fachada con vistas al mar cuenta también con amplio jardín exterior y está dotada de amplias terrazas descubiertas.

Fachada-al-mar

La imágenes del acceso y puerta muestran la utilización de elementos de aire modernista como los desaparecidos hachones de forja y el trabajo también de forja de la puerta, que se conserva en la actualidad casi idéntica.

FOTO 3

FOTO 4 Puerta

De la vista lateral de la capilla destacamos la rejería de forja que protege los ventanales apuntados claramente neogóticos y las ventanas enrejadas del semisótano, destinado a los servicios de la mansión.

FOTO 5

Las fotos del interior nos muestran el severo mobiliario del comedor y hall así como la gran escalera de madera, hoy perdida, que permitía el acceso a la primera planta y a las habitaciones por medio de un pasillo perimetral corrido y también realizado en madera.

Comedor

FOTO 6 EScalera-hall-2

FOTO 7 EScalera-hall

Por último, la cochera, con un exterior prácticamente idéntico al actual, un edificio que hoy alberga las dependencias municipales de Atención al Consumidor.

FOTO 8 Cochera

¿Qué por qué si era el palacio de Lucas Urquijo hoy se le conoce como Palacio Oriol? Pues porque siguiendo la tendencia de la oligarquía financiera de establecer lazos con la aristocracia, la única descendiente de Lucas, Catalina, casó con el arquitecto José Luis de Oriol, segundo Marqués de Oriol y…

Biblioteca Central (E.B.C.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s