Taller “Emma” día a día

Cuarta sesión: Cap. 22 – 35

IMAGEN GENERICAEl jueves 27 de mayo volvió a reunirse el taller de lectura bajo la dirección de Fernando, con alguna ausencia destacada, por esos imponderables de la vida.

CUBIERTA

Se comentó, a propósito de la actualidad de la obra de Austen, dos siglos después, cómo se ha propuesto en uno de tantos grupos de Facebook (“El segundo estante, por si alguien quisiera unirse a él) una lectura conjunta de nuestra Emma para después del verano, concretamente para el 13 de septiembre… Y ello a pesar de la extensión de la obra, que en principio contraviene las normas de ese grupo, que propone leer libros más breves. Pero tras consultar a algunos de sus integrantes, se optó por esta obra… Por algo debe de ser.

Allí se ha colgado también el libro en inglés, tanto en versión escrita como audiolibro… un bonito ejercicio para el verano, dejar que la música del inglés de Austen nos arrulle bajo la sombrilla, seguro que algo aprenderemos.

También se mencionaron las muchas adaptaciones al cine y televisión que ha tenido esta obra, incluso una (“Clueless“/Fuera de onda) en clave moderna.

Emma (2009) Miniserie de 4 episodios de la BBC

Emma (2009)
Miniserie de 4 episodios de la BBC

Emma (1996) Película

Emma (1996)
Película

 

 

 

 

 

 

 

 

Precisamente comentamos que las obras de Austen, carentes casi de descripciones y basadas en el diálogo, donde los personajes se retratan a sí mismos con lo que dicen, parecen escritos pensando en su adaptación al cine… lo cual obviamente no podía estar en la mente de la autora en aquel momento, pero quizás ha hecho que hayan sido objeto de tantas adaptaciones.

Averiguamos también que Emma ha sido adaptada asimismo al cómic… o novela gráfica, como se dice ahora. Lo buscaremos.

COMIC

Versión en castellano de la obra, publicada por Panini para España.

Guionizada por Nancy Butler, para la ilustración de la obra, Marvel apuesta por una ilustradora norteamericana Janet Lee, co-creadora de la aclamada obra Return of the Dapper Men con el escritor Jim McCann, ganadora en el 2011 del prestigioso Eisner Award en la categoría de mejor Álbum Gráfico del año. Además, por esta obra, Lee obtuvo una nominación a la mejor nueva ilustradora.

Entrando ya en el comentario de los capítulos leídos, Fernando nos pone de manifiesto cómo en esta parte nos encontramos ya “enfrentados” en un juego de simetrías a los cuatro personajes centrales: Emma, el tan esperado Sr. Frank Churchill (que aparece, cómo  no, a destiempo), el Sr. Knightley y Jane Fairfax.

(El señor Weston a Emma) … Frank llega mañana. Tuve carta esta mañana. Le veremos mañana a la hora de comer… viene para toda una quincena…”

Hace también su aparición la esposa del vicario, Augusta (justo cuando marcha Frank Churchill, trasladándose así el foco de atención del pueblo de uno a otra), que será digna antagonista de Emma: vanidosa y pagada de sí misma, aunque siempre invocando sus relaciones con su rico cuñado…

“…Igual que la llegada de Frank Churchill sucedió al compromiso del señor Elton como tema de conversación en Highbury, igual que este segundo tema borró por completo el primero, así ahora… la cuestión del señor Elton asumió su forma más irresistible… todo el mundo tenía en boca“al señor Elton y su esposa”, y Frank Churchill estaba olvidado.”

“…A la señora Elton se la vio por primera vez en la iglesia, pero por más que la devoción se interrumpiera, la curiosidad no podía quedar satisfecha con una esposa en un banco de iglesia, y hubo de dejarse para las visitas formales que luego había que hacer, el decidir si era muy bonita, o solo bastante bonita o nada bonita en absoluto…”

“En esa segunda entrevista, la señora Elton le pareció lo mismo…dándose impotancia, presumiendo, tornándose familiaridades, ignorante y maleducada”.

Como comentamos, Augusta no está tan segura de sí misma como Emma (que desde niña ha sido consentida por todos, y tiene muy clara su superioridad social), y quizá por eso habla pontificando, tratando de convencerse a sí misma de unos méritos que más que propios, son prestados.

Se vuelve a mencionar la ironía y el sentido del humor tan sutil que recorre muchos pasajes (la conversación en voz alta a través de la ventana abierta entre el Sr. Knightley, que pasa a caballo, y la parlanchina Srta. Bates), la mucha trascendencia que tiene algo tan inglés como hablar del tiempo, especialmente dado el terror que tiene a las corrientes el hipocondríaco padre de Emma, que nos recuerda al Frígilis de nuestra Regenta….

(la señorita Bates)… Entró al cuarto de al lado… y abriendo la ventana llamó inmediatamente la atención al señor Knightley, y se oyó cada sílaba de su conversación tan claramente como si hubiera tenido lugar en la misma habitación…”

“… Las puertas de los salones estaban una enfrente de la otra. ¿No podrían usar las dos, y bailar a través del pasillo?… y el señor Woodhouse se opuso… Sería el extremo de la imprudencia. ¡No lo  toleraría para Emma!… Se resfriaría de un modo terrible… No les deje hablar de tal locura. Ese joven (el señor Churchill)… es muy despreocupado… Ha abierto las puertas muchas veces esta noche, dejándolas abiertas sin consideración. No piensa en las corrientes. No quiero ponerles a mal… contra él, pero desde luego que no es como debería de ser…”

En este punto, se comenta la diferencia entre el lenguaje y la construcción de las novelas de este siglo y las actuales, cómo entonces se optaba por un lenguaje más moroso, descriptivo, que cuadra quizá con el ritmo de vida más pausado de aquella época. Este ritmo lento a algunas de las presentes se les hace pesado, y a otras nos divierte… debe de ser una cuestión de carácter, como dicen que sucede con la preferencia por la ópera italiana o la alemana.

Aunque como observa Fernando desde su perspectiva profesional como escritor, si en aquella época se llevaban los “novelones”, las obras largas, no es menos cierto que en la actualidad los “tochos” también tienen su público (tantas sagas de fantasía o espada y brujería, valga el ejemplo de “Juego de tronos”)… hasta el punto de que muchas editoriales no se interesan por un manuscrito si es breve. Pero estas obras tan largas por el contrario no son reposadas, al contrario, están llenas de sucesos trepidantes…

Para la siguiente sesión acordamos leer hasta el capítulo 47, que nos dejará, nos avisa Fernando, en un punto álgido de la narración.

Ana G.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s